El miedo a perder dinero siempre es más fuerte que el de ganar dinero. Esta es una premisa muy utilizada en economía conductual.

Sin embargo, en algunas personas ese sentido de pérdida les genera una ansiedad mucho más severa, y en ese caso se puede estudiar el fenómeno de crometofobia.

Por lo general, a todos nosotros nos da miedo perder dinero y es normal, nuestro cerebro piensa en los múltiples riesgos que existen y en qué tan mal podría salir una inversión.

La Crometofobia

Aquellas personas que sienten una fobia al dinero, sea al tocarlo, al imaginarse sin un centavo e incluso a todo lo que tenga que ver con el dinero se denomina que sufren de crometofobia.

Es una de las fobias más extrañas, ya que nuestra cultura enaltece a las personas que poseen muchas riquezas y mucho dinero, y ello les permite costear un estilo de vida que todos los demás sueñan.

Según algunos estudios, esta fobia tiene su origen en la inseguridad. Puede que los individuos hayan sufrido un trauma en relación al dinero, una crisis muy severa o una pérdida significativa de sus bienes materiales.

El origen de esta extraña palabra proviene del griego “chermato” que significa dinero y “phobos” que significa miedo.

¿Cómo se manifiesta la Crometofobia?

Es una fobia poco común, y varía de gravedad entre individuos. Sin embargo, acá los síntomas más comunes:

  1. Duda extrema al pensar en dinero: En los diagnósticos moderados las personas tienden a evitar hábitos financieros saludables como ahorrar o invertir. En algunos casos la duda es tan severa que, al momento de ir al supermercado, vacilan al comprar cosas importantes y necesarias por el miedo a quedarse sin nada de dinero.
  2. Ganas de contar el dinero una y otra vez: Existen personas que cuentan una y otra vez el dinero que posee en sus hogares. Sacan cuentas constantemente y aún sin gastar un céntimo vuelven a repetir el proceso.
  3. Fobia a tocar el dinero: En casos severos, las personas se niegan a tocar cualquier tipo de papel que represente dinero o monedas. Hay casos registrados de miedo al plástico de las tarjetas de crédito.
  4. Somatizar la preocupación por el dinero: Puede llegar un punto donde las personas empiezan a exteriorizar su nivel de stress, mostrando síntomas como depresión, jaquecas, irritabilidad y autoexclusión de cualquier tipo de actividades que representen un gasto de dinero.

Sugerencias para gestionar el miedo a perder dinero

El dinero es considerado por muchas familias como un tema tabú o prohibido. De hecho, en Estados Unidos, el 70% de las personas consideran el tema de dinero como íntimo. Incluso más que la religión, sexo o política.

Se hizo normal que las parejas no hablen de sus ingresos, que mantengan cuentas escondidas entre ellos. Que no muestren sus gastos o incluso que hagan compras secretas y nunca compartan sus estados de cuenta. Y eso a la larga genera un comportamiento dañino.

A continuación, una serie de sugerencias para mejorar la relación con el dinero:

  1. Si el problema es muy severo, acuda a un especialista. En muchos casos los síntomas son tan fuertes que la opción recomendable es acudir a un profesional de la salud mental par que pueda ayudarlo. Terapias, psicólogos y psiquiatras son la primera opción.
  2. Entender que el dinero es necesario en la vida. Que hay que construir una relación saludable y estable alrededor. Lemas como “el dinero es malo” o “los ricos no son felices” son opciones que debe descartar
  3. Si es de la creencia que las finanzas son complicadas, puede cambiar. Es cierto que las presiones diarias en relación al dinero son fuertes, sin embargo, existen oficios como asesores, mentores o consultores que pueden ayudarlo a manejar sus finanzas personales, no dude en ubicarlos.
  4. Asuma una actitud de aprendizaje ante los fracasos económicos. Es cierto que hay personas mas resilientes que otras, y es habitual que para algunos las situaciones de escasez de dinero sean muy traumáticas. Sin embargo, si usted cuenta con salud y con familiares y amigos, podrá idear un plan para salir de su crisis financiera.
  5. Piense que toda inversión conlleva un riesgo. Así es en el mundo real, si alguien le vende una ganancia exponencial en unos pocos días lo más seguro es que sea una estafa. Aprenda a reconocer que tanta aversión tiene al riesgo y comience a invertir pequeños montos. Poco a poco se sentirá con más confianza y podrá dominar sus finanzas.

Nuestro consejo final es que piense en abundancia, no en mentalidad de pobreza y escasez.

Recuerde que siempre que posea falta de ingresos, conocido en empresas como problemas de flujo de caja, tiene que actuar inmediatamente y planificar una estrategia para obtener más ingresos.

Actuar y no quedarse en la parálisis por exceso de análisis, será el primer paso del mejoramiento de sus finanzas.

Categories:

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *